noviembre 06, 2013


Un punto de partida

En el libro Gestión de proyectos editoriales. Cómo encargar y contratar libros, Gill Davies nos da herramientas que nos sirven para guiarnos en el mundo editorial.

Davies plantea en el Capítulo 1 que tanto los editores como los autores eligen. Los primeros se basan en factores como el prestigio de la editorial, la identidad en el mercado, que el editor tenga capacidad y criterio demostrables, que demuestre tener interés en las nuevas tecnologías, etc. Los editores, en cambio, para elegir a los autores, tienen un objetivo en mente, ya que su principal interés es que los libros se vendan con éxito, entonces según el tipo de publicaciones, la forma de elección varía: si la publicación que se está pensando es de proyecto editorial, buscará autores con trayectoria reconocida y le presentará ideas, en cambio si el autor que es un experto en algún tema en particular, este puede no haber escrito nada en su vida, es ahí cuando el editor deberá trabajar mucho con el original. Los editores, además, reciben propuestas que puede ser parte de un proceso de elección, los autores con probabilidades de éxito suelen cumplir con características como conocer el tema del cual escriben, entender el mercado al que apuntan, saben cómo se posiciona su libro, escriben bien y son capaces de conectarse con el lector. La elección de los editores y la decisión sobre desarrollar o no un proyecto se basa en estar al tanto y conocer las necesidades e intereses de los lectores, es importante tener información sobre cómo funciona el mercado, armar estadísticas sobre los gustos de los lectores a los cuales se apuntan y analizar a la competencia en factores como el precio y la estrategia de marketing.

Al plantear un proyecto el editor y sus colegas están motivados por el mercado, para evaluar este proyecto, se recibe del autor una exposición que consta de una carta de presentación y la descripción de la propuesta y se realiza una evaluación de fortalezas y debilidades. Otro punto a saber es si este libro será o no apropiado para formar parte del catalogo de la editorial, ya que hay que tener en cuenta que los catálogos se organizan en torno de un mercado, primero según el tema y luego según el tipo de lector. La información reunida es analizada cuidadosamente, ya que los editores deben poder justificar sus acciones. Entre los factores que pueden conducir a tomar malas decisiones tenemos, por ejemplo que el editor se vea inmerso en alguna situación comprometida como ceder a la demanda de los autores o que esté muy involucrado con el tema y deje de ser objetivo.

El editor se encuentra frente a diferentes situaciones antes de emprender la tarea de publicar un libro, deberá evaluar las competencias del autor, el valor del original, analizar el mercado, pedir asesoramiento a colegas y hasta a veces lidiar con agentes literarios. Estas tareas son algunas de las obligaciones que tenemos en nuestra vida profesional y que debemos aprender a organizar cuando estamos frente a un nuevo proyecto.

1 comentario:

  1. Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.
    Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/
    http://bufandasybanderasamps.blogspot.com/

    ResponderEliminar